Las alitas de pollo son uno de los alimentos más populares a nivel mundial. Siendo que se puede realizar su preparación de muy variadas maneras.

Es así como se obtiene como producto final, siempre un producto con delicioso sabor y muy apetecido por todos.

En relación a lo que refiere a los nutrientes que se pueden obtener en las alitas de pollo, este resultado en variable. Dado que dependerá de la cantidad y del tipo de carne. Siendo que también influyen otros factores que pueden modificar sus nutrientes.

Es así como debemos tener en cuenta que va a ser a partir del tipo de preparación de las alitas de pollo, que obtendremos las propiedades y las características nutricionales que posean en cada caso.

Propiedades Nutricionales de las Alitas de Pollo

Podemos obtener aportes nutricionales de la alitas de pollo que contribuyen con las necesidades requeridas en la alimentación diaria. Siendo las mismas aprovechadas por el organismo en sus requerimientos.

Uno de los mayores aportes que nos proporcionan las alitas de pollo, es su rica cantidad de vitamina B-6 que contiene. Siendo que en cada 100 gr de alitas nos encontramos con 4mg de vitamina B-6.

Aunado a ello las alitas de pollo nos otorgan un beneficio bien alto al ser un producto que está catalogado entre los que no contienen azúcar. Siendo por ello, un producto especialmente beneficioso para la salud.

Ingredientes

  • 12 alitas de pollo
  • 1 taza de salsa BBQ
  • ½ taza de agua
  • Ajo en polvo
  • Sal, pimienta, comino al gusto
  • Harina
  • Aceite suficiente para freír
  • 2 cda. de mantequilla
  • 1 bolsa plástica

Cómo hacer Alitas de Pollo a la BBQ

Se procede a limpiar muy bien las alitas de pollo. Quitar los restos que en ocasiones traen de plumas y dejarlas perfectamente limpias. Si desean pueden quitarle las puntas o cortarlas de acuerdo a su gusto.

Se colocan en un bol con tapa preferiblemente. Allí se proceden a sazonar con la sal, el ajo, la pimienta y el comino, removiendo para que todas las alitas se impregnen de los condimentos.

Se tapa el bol y se mete al refrigerador por una media hora. Mientas esperamos ese tiempo, procedemos a colocar una olla al fuego donde vamos a agregar las dos cucharadas de mantequilla.

Mezclamos el agua con la salsa BBQ y el producto de esa mezcla lo agregamos a la olla con la mantequilla. Dejamos que hierva y en ese momento le agregamos sal y pimienta al gusto. Dependiendo de lo picante que le agrade. Mover constantemente para que no se queme la salsa. Dejar unos minutos y apagar el fuego.

Agregar la harina a las alitas

En una bolsa plástica colocar una cierta cantidad de harina, y proceder a meter allí las alitas. Mover y aplastarlas contra la bolsa para que se impregnen de harina. Si es de su gusto puede agregar algo de sal y pimienta a la harina.

Colocar al fuego la sartén u olla donde se freirán las alitas y agregar suficiente aceite. Como para que sean cubiertas casi en su totalidad.

Luego que el aceite se encuentre lo suficientemente caliente, Introducirlas al sartén. Dejar que se frían y cocinen por ambos lados y esperar el dorado que sea de su agrado.

Sacarlas de allí y colocarlas en un recipiente con unas servilletas absorbentes. Esperar a que queden sequitas de la grasa y listo! A servir con su respectiva salsa!. Ummmm. Y Buen Provecho!

Consejos

Al realizar la manipulación de las alitas, al igual que al pollo entero crudo, se ha de ser muy cuidadosos a fin de que no entre en contacto este producto con el resto de los alimentos que se encuentren en la cocina.

Luego de que sean manipuladas las alas de pollo, se debe lavar muy bien la tabla que se usó para cortarlas, al igual que el cuchillo y el resto de los utensilios que se hayan utilizado.

Lo más recomendable es utilizar jabón y agua caliente. Y de igual manera, debe hacerse con las manos con agua tibia.

En el caso de que la receta a elaborar requiera que el producto sea marinado. Se hace indispensable que el tiempo de refrigeración se haga en el refrigerador y no afuera del mismo.

Esto es debido a que la carne del pollo resulta sensible al calor y dada esta condición, se está en riesgo de que se deteriore de manera muy rápida.

El proceso de descongelación de un pollo debe realizarse dentro del mismo refrigerador y no a la temperatura que se encuentre en el ambiente.

Es necesario entonces, colocar el pollo en un embase que recoja el líquido de descongelamiento en la parte baja del refrigerador. Para así evitar el derrame del mismo en la nevera.

  • Comparte este articulo:
  • " data-lang="es">Twittear