Tenemos que la carne del pollo es considerada como una excelente fuente de proteínas para la ingesta diaria. Teniendo como ventaja que es una rica fuente de vitamina B-3 la denominada niacina.

Siendo que la misma es considerada como una coadyuvante en la protección contra la patología del cáncer.

Tenemos que dentro de la composición del ADN es requerida la niacina de forma fundamental. Al presentarse una deficiencia de la misma, al igual que de las vitaminas provenientes de la vitamina B, se tiene una relación directa con la genética de organismo humano.

Es por lo que se pudiera producir daños a la estructura del ADN. Así que es bueno saber que a través de 100 gramos de pollo que consumamos, se proporcionan aproximadamente un 70% de la ingesta diaria que se requiere de niacina para cubrir las necesidades un una persona promedio.

Otros beneficios de comer alitas de pollo

Además de la niacina, también obtenemos una muy buena fuente de minerales. Específicamente es el selenio. El cual resulta de importancia relevante para la salud humana.

Dentro de las funciones que reciben beneficio se encuentran las metabólicas de las llamadas principales. Entre las que podemos determinar:

  • Hormona Toroidea
  • Sistemas de defensa antioxidante
  • Función inmune

Ingredientes

  • 1 kilo de alitas de pollo
  • Ajo en polvo al gusto
  • 2 cucharaditas de maicena
  • 1 taza de salsa de tomate ketchup
  • 5 cucharas de azúcar moreno (de no conseguir puede ser de la blanca)
  • Un poco de harina
  • Sal y pimienta, comino al gusto
  • 2 Huevos
  • 2 cucharaditas de salsa soya o al gusto
  • 1 tacita de vinagre de manzana o vinagre de su preferencia

Preparación

Lo primero que vamos a hacer, es lavar y quitar las plumas que pudieran tener las alitas, y dejarlas completamente limpias. Cortarlas en dos piezas. La punta se guarda para usarla en un buen caldo o sopa.

Las colocamos en un bol donde le vamos a agregar la sal, la pimienta, el comino, y el ajo, al gusto del consumidor.

Removemos muy bien para que los ingredientes se integren al pollo y absorba todos los sabores. Se mete al refrigerador mientras se preparan el resto de los ingredientes.

En un recipiente o bol agregamos la harina, en otro vamos a colocar los dos huevos y los vamos a batir un poco para que se mezclen la clara y la yema.

Procederemos a pasar por la harina las alitas, luego de ello las pasamos por el huevo. Escurrimos un poco y las volvemos a pasar por la harina de nuevo.

Las dejamos así en un bol por 10 minutos en el refrigerador. Luego de pasado este tiempo, las sacamos. Ponemos a calentar la sartén y agregamos aceite suficiente para freír las alitas.

Cuando ya el aceite esté suficientemente caliente, se procede a colocar las alitas a freír. Tener en cuenta que no deben agregarse más de 3 o 4 alitas por vez dependiendo del tamaño del sartén. Para que la temperatura se mantenga y queden bien cocidas por ambos lados.

Cuando estén fritas las vamos a reservar en un bol con servilletas absorbentes para que escurran la grasa que pudieran tener, mientras preparamos la salsa agridulce.

Salsa Agridulce

En una tasa agregamos la taza de vinagre y le añadimos la maicena, vamos a proceder a mover muy bien hasta que la misma quede bien disuelta y no tenga ningún tipo de grumos.

Luego de ello le vamos a añadir el azúcar morena, si no consigue azúcar morena puede agregarle azúcar blanca normal, y seguimos removiendo todos los ingredientes. Aquí es el momento de agregar la salsa de tomate y continuar con el movimiento para que todos los sabores se sigan integrando.

Es aquí donde se agrega la cucharada de salsa de soya y movemos. Pasamos a colocar esta salsa al fuego en una olla que vamos a dejar hervir, por unos tres minutos cuando está caliente, le vamos agregando las alitas de pollo y esperamos de 3 a 4 minutos que se cocinen.

De aquí procedemos a apagar el fuego. Listo!. A servir. Ummm Buen Provecho!

Consejos

Si al momento de las compras, te toca comprar un pollo que se encuentre congelado, debes asegurarte que verdaderamente se encuentra en esa condición de congelado.

Siendo que no tenga restos de hielo o que presente en su físico partes que se observen como quemaduras provenientes de la congelación.

Otra cosa a evitar es la compra de pollos congelados que se les haya congelado el líquido del envase, debido a que esto es indicativo de que se descongeló anteriormente y fue congelado de nuevo.

  • Comparte este articulo:
  • " data-lang="es">Twittear