En su estructura física las alitas de pollo están conformadas por tres partes, las cuales son denominadas como falanges o secciones. Siendo las mismas las siguientes:

La que se denomina como primera, es la que se encuentra en su ubicación más cercana hacia el cuerpo del ave, se pudiera decir que es parecida a un muslo de pollo pequeñito.

En cuanto a la segunda falange, que posee el ala del pollo se dice que es de poca carne, pero es muy jugosa y absorbe muy bien el sabor.

Y en relación a la tercera falange es lo que se denomina la punta del alita del pollo. Esta parte no tiene casi carne. Muy a menudo se utiliza más bien para darle gusto a los caldos u otras sopas.

Contenido nutricional del pollo

Como muy rico en proteínas es considerado el pollo como alimento. Siendo que en 100 gr de pollo se encuentra un aproximado de 65% de las proteínas que son recomendadas en la ingesta diaria de alimentación para una persona que se encuentre en edad adulta.

En la estructura nuestra al igual que la de los animales está basada en las proteínas. Es así como se obtienen los aminoácidos nuestros desde fuentes que sean denominadas como proteínas y que el origen de las mismas sea animal.

Así como también la vegetal. Esto pasa posteriormente a reorganizar lo que es el nitrógeno, para que de esta forma nuestro organismo obtenga justamente el patrón de los aminoácidos que le sean necesarios.

En relación a las cantidades nutricionales

En cuanto a las propiedades que podemos obtener de las alitas de pollo referidas a la nutrición podemos destacar que, para beneficio del organismo se tienen los nutrientes donde destaca un muy alto contenido de vitaminas, sobre todo la Vitamina B-6.

Siendo una de las vitaminas más propicias para la prevención contra las enfermedades cardíacas.

Ingredientes

  • 1 Kilo de alitas de pollo
  • 8 dientes de Ajo siempre al gusto
  • Aceite
  • Pimienta negra
  • Sal y pimienta al gusto
  • 750 ml de caldo de pollo
  • 1 vasito de vino blanco (esto es opcional)
  • 1 chorro generoso de vinagre al gusto
  • 1 hoja de laurel

Cómo hacer Alitas de Pollo al Ajillo

Se procede a quitar los restos de plumas que tengan las alitas hasta dejarlas completamente limpias. Y se seccionan de la manera que habitualmente más le guste.

Puede quitar la punta y dejar el resto pegado o seccionarla en las tres partes de la misma alita.

Luego se procede a pelar los dientes de ajo y picarlos finamente, la cantidad será acorde al gusto, pero al ser al ajillo se recomiendan al menos, unos 8 dientes grandes de ajo.

Poner al fuego una sartén amplia y agregar un chorro generoso de aceite. Cuando ya se ha calentado suficientemente se agregan las alitas de pollo a la sartén con aceite.

Lo que se agrega mientras se fríe

Mientras se están friendo las alitas agregarle unas pepitas de pimienta negra y el ajo picadito. Y un toque de sal. Se procede a remover muy bien todo para que las alitas tomen en sabor de los ingredientes agregados.

Dejar que se vaya cocinando poco a poco ya a estas alturas el pollo ha soltado su jugo que conjuntamente con los otros ingredientes será la cúspide del rico sabor de este delicioso plato.

Es ahora cuando hay que agregar la media taza de caldo de pollo, que esté caliente, el vasito de vino si es de su gusto, el chorro de vinagre, que dependerá del gusto por la acidez del cual usted sea amante, y la hoja de laurel.

Se sube el fuego, para que el pollo no pierda su temperatura con lo que se ha agregado y se va a dejar reducir el líquido casi a que quede solo una cuarta parte de ello.

Eso hará que sea una rica salsa para degustar conjuntamente con las alitas. Luego de esto ya está Listo!. Umm Buen Provecho!

Consejos

Al hacer las compras del pollo o algunas de sus partes, se recomienda que los mismos presenten un aspecto bastante firme. Que la pechuga se observe de forma redondeada y no aplastada o con magulladuras.

Además de esto el pollo o sus partes deben ser que al tacto se sienta flexible.

Otra de las recomendaciones es que no tenga ningún olor fuerte o desagradable, de ser así no se arriesgue a comprarlo.

Fijarse muy bien en la fecha que tiene de caducidad en su etiqueta para evitar comprar estos alimentos que ya se encuentren con la fecha expirada.

 

  • Comparte este articulo:
  • " data-lang="es">Twittear